"Si seguimos haciendo lo que estamos haciendo, seguiremos consiguiendo lo que estamos consiguiendo".
Stephen Covey

20.6.08

El Desarrollo Local en el pensamiento de Ronco

“...En la primera reunión de vecinos que se efectuó en la Biblioteca Popular, abundaron las actitudes ambiguas y las palabras descreídas de muchos vecinos. Era incontable mayoría la de aquellos que pensaban que la industria de la energía eléctrica escapaba a las posibilidades financieras y al conocimiento de los hombres de Azul. Pero afortunadamente también estaban en la iniciativa hombres de acción que mediante inteligencia y ejemplar perseverancia en el esfuerzo, llevaron la iniciativa a su culminación.

Con estas empresas, que yo quiero llevar a la bíblica multiplicación, tenemos el ejemplo alentador de lo que Azul puede hacer, y tonto sería, por temor al riesgo, pararse estático a contemplar el ejemplo y nada más que contemplarlo...”.

El discurso de Enrique Rodríguez, Presidente de la Biblioteca Popular Bartolomé J. Ronco, en ocasión de los festejos por el 1º Aniversario de la Declaración de Azul Ciudad Cervantina en abril de 2008, de donde se extrae la cita anterior y que pertenece a Bartolomé J. Ronco, dispararon en mi la inquietud de investigar acerca de las ideas de desarrollo que éste abrazaba. Esas palabras las cita Ronco en relación a la creación de la Usina Popular de Azul.

Este hombre, cuyas ideas, recién empiezo a desmenuzar me generaban la inquietud y casi la certeza de que fue alguien que soñó con el desarrollo de Azul, y lo hacía desde un concepto de Desarrollo Local, que hoy es tan actual y vigente.

Para quienes no están familiarizados con el tema del Desarrollo Local, podemos definirlo a partir de tres conceptos: territorial, integrado y endógeno.

En las teorías del desarrollo actual se entiende al Territorio, no como una geografía sino a todo los recursos existentes sobre ella. No contempla sólo lo físico, sino principalmente a las personas que allí habitan junto a otros recursos y el territorio es la dinámica de todos esos recursos interactuando. Integrado pues no es sólo económico ni sectorial. Es a partir de la integración de la totalidad de los recursos y abordando la totalidad de los temas. Por ejemplo, no existe desarrollo económico sin desarrollo educativo, ni viceversa. Finalmente Endógeno. Es decir desde adentro hacia fuera. En otras palabras, no esperar que el desarrollo venga sino salir a buscarlo.

Volviendo a Ronco, sospechaba que atrás de las palabras de ese discurso se escondían estas ideas que hoy son de vanguardia. Lo dejé como asunto pendiente para cuando tuviera tiempo de hacerlo.

Pero leyendo el recientemente editado Mítica Azul: Tierra de Quijotes de Stella Maris Fernández, me crucé con el discurso que Ronco ofreciera en ocasión de la 1º Exposición Cervantes realizada en Octubre de 1932.

De ese discurso que es básicamente un llamamiento a la integración moral de la República rescato tres ideas que me gustaría analizar.

  1. “La Biblioteca Popular de Azul se empeña... ... en dar forma de realidad al pensamiento colectivo... ... de acortar la desproporción que existe entre la enorme ponderación de nuestros valores económicos y los aspectos espirituales”.

Integrado: Ya en 1932 Ronco abrazaba el concepto de integralidad para el desarrollo. No concebía el desarrollo en manos de personas desbalanceadas entre sus valores económicos y espirituales.

  1. “...la Capital deslumbrante no conoce del resto de la República otra cosa que nuestras feraces llanuras, nuestros novillos gordos y las incontables fanegas de granos... ... y la pampa continúa siendo todavía... ... tierra de gauchos, de lejanía y de vacas. El más orgulloso diario metropolitano expresó un día, al comentar sobre un libro publicado en Azul... ... la inusitada sorpresa que el libro no hubiera sido hecho en Buenos Aires”.

Endógeno: Ronco, orgulloso del logro de haber editado un libro en Azul, no tolera el ninguneo que se hace de nuestras ciudades rurales desde Buenos Aires y actúa en consecuencia. No espera que los libros se editen, promueve que se escriban y editen en Azul.

  1. “... una síntesis de aspiración patriótica: ... de que las florecientes poblaciones pampeanas comiencen a construir robustos núcleos propicios e independientes de una adelantada cultura, la de que, en resumen, vaya desapareciendo la agobiante desproporción de valores que media entre una capital pletórica y presuntuosa y las perdidas y anémicas ciudades de provincia...”.

Territorial: Ronco sueña con núcleos de una adelantada cultura en nuestra geografía. Y no sólo lo sueña sino que lo abraza como una causa y lo persigue durante su vida. Hoy aún disfrutamos y empezamos a beneficiarnos de ello.

Sería interesante a través de un trabajo más profundo indagar esas ideas en otros escritos. Pero en sólo tres frases de un corto discurso del año 1932 podemos descubrir huellas de un pensamiento alineado con las teorías más actuales del desarrollo local.

En el discurso sigue Ronco: “La Biblioteca Pública hace ya tiempo que se mueve en ese sentido y con ese pensamiento; sus sueños de ahondamiento y de alturas espirituales, desplegadas en acción, voceando en el ambiente...”

En el siglo XXI y en medio la Economía del Conocimiento, Ronco y la Biblioteca ostentan otra vanguardia y otro adelantamiento que me permito resaltar pues aún hoy es novedoso. El de promover el desarrollo desde una biblioteca y no sólo desde un Municipio, cámaras empresarias, agencias de desarrollo o del IDEB, entidad que hoy me toca presidir. Y a 76 años de esas palabras allí tenemos otra enseñanza. ¿Será también otro aprendizaje?