"Si seguimos haciendo lo que estamos haciendo, seguiremos consiguiendo lo que estamos consiguiendo".
Stephen Covey

23.10.09

Y si! Son muchos molinos de viento.

Nota en respuesta y apoyo a la publicada por Javier Ciappina

Con gusto he recibido tu nota el pasado jueves 22 de octubre de 2009 en la Contratapa del diario. Confieso que mi primer reacción fue negativa por la simplificación del proyecto cervantino en el que pongo tanta energía. Pero la segunda parte es tan buena que me hizo disfrutarla.
En realidad, ¿Qué es lo que me gusta de la nota? Es el enfoque provocador. La posición podría haber sido buscar un tema, encontrar un responsable (Intendente, Concejal, político, un sector de la comunidad, etc.) y culparlo de todo lo que pasa. Es decir identificar un enemigo, cargarlo de todas las culpas y quedarse tranquilo sin responsabilidades.
Sin embargo vos das una vuelta de tuerca, vas más allá, como ya lo has hecho en otra de tus notas. Centrás el problema en todos los estamentos de la sociedad. Y ahí reside la novedad y la valentía en esta sociedad de derechos sin deberes en la que vivimos.
Un periodista famoso que respeto hablando cierta vez de liderazgo político dijo, y nunca olvidé, que "el verdadero líder no es aquel que es condescendiente con las masas. Sino aquel que las desafía". Esto parece ilusorio hoy en la Argentina para quienes estamos o somos políticos. La fórmula perfecta hoy es: Los políticos prometemos, los ciudadanos hacemos como que le creemos y lo votamos, Y finalmente me quejo porque me defraudó. Hago un ejercicio teórico para que nos sinceremos junto a los lectores: Si hay dos candidatos en igualdad de condiciones. Uno promete livianamente que va a terminar con la pobreza y el otro dice que ha analizado el problema en profundidad y que dada la situación sólo se compromete a resolverla en un 40 %. ¿Quién gana la elección? Evidentemente, como sociedad estamos entrampados.
Pero volvamos a la Cervantina.
Quizás la belleza mas grande que nos ha traído la distinción de Ciudad Cervantina, es que ha evidenciado que tenemos una gran necesidad, como sociedad de dar un salto de calidad. (Y para los que les gusta comparar con otras ciudades les digo que esto no se lo ha planteado nadie hasta ahora. Ni el país, ni las provincias, ni los municipios. Somos los primeros).
Hoy es manifiesto que no hay un sólo sector (público, privado, sociedad civil, medios de comunicación) que se destaque del resto. Salvo casos puntuales. Y quienes venimos trabajando en este proyecto tenemos claro que esta demanda se viene y que es necesario que como sociedad hagamos un click!. Y créeme si te digo que no son pocos los que están en otra sintonía, aunque en silencio.
Creo que tu nota da de lleno en el blanco cuando te centrás en los valores: la verdad, el respeto, la nobleza, la ética, la moral que vos citás. Quien realmente quiere resolver el problema y no piensa en el cortoplacismo, sabe bien que el problema está allí. Pero a esos valores le agregas el amor con el cual coincido. Y si me permitís te agrego otros dos. uno el EMPRENDEDORISMO, el quijotismo. La actitud de hacer y no esperar que me hagan. La actitud de ser protagonista y no espectador. El otro el HUMOR, que le sobraba al Quijote. Yo se que es medio difícil tener buen humor en medio de la crisis. Pero hay caracúlicos que con crisis o sin ella andan siempre con esa cara de vinagre, enojados, echando culpas a otros, defendiendo siempre sus "derechos" y sin reparar en sus "deberes".
Días atrás el diario tituló una nota diciendo más o menos: "Tenemos una ciudad cervantina con mucha actividad cultural, pero con dos gotas nos inundamos" Yo al principio me fastidié porque considero que no se pueden mezclar siempre las cosas. Pero alguien con humor me dijo: "Luis, si no hubiese Cervantina el titular hubiese sido LA CIUDAD SE INUNDA solamente".
Esta es una de las evidencias de que todo debe estar impregnado de lo "Cervantino" y de los valores "Quijotescos". No es una cosa o la otra. Es una cosa y la otra. Y si tuvo que venir Cervantes con su Quijote para que nos diéramos cuenta, bienvenido. Lo que tiene que quedar claro es que una vez que nos dimos cuenta no podemos retroceder.
Deberemos ser "cervantinos" y "quijotescos" cada uno de nosotros en cada uno de nuestros actos.
Tenemos este diario histórico hermoso que es una tribuna para estos debates. Llenemos sus páginas de opiniones sobre este tema y firmémoslas con nombre y apellido. No como esos que firman UN VECINO. Por primera vez vamos a estar hablando de la fruta y no de la cáscara. Hagámoslo. Aunque parezcamos locos. Como El Quijote.

No hay comentarios.: