"Si seguimos haciendo lo que estamos haciendo, seguiremos consiguiendo lo que estamos consiguiendo".
Stephen Covey

6.1.06

El cristianismo en Japón

Un millón cuatrocientos mil japoneses son cristianos católicos o protestantes.

Japón es un país que puede definirse como multiregioso. Sus principales cultos son el shintoismo y el budismo, pero otras religiones tienen también influencia. Las religiones no son practicadas por diferentes grupos solamente sino que mismos grupos son devotos de varias religiones. Así, es común realizar cada uno de los ritos acordes a cada religión: casarse en iglesias cristianas, realizar funerales budistas y celebrar lo que sería nuestra primera comunión a la usanza shintoista.

El cristianismo tiene más de 1.400.000 devotos en ese país. Su ingreso data del siglo XVI. Fue introducida por un grupo de misioneros jesuitas en el año 1549. Esos jesuitas eran liderados por Francisco Javier que era un jesuita español de Navarra, que luego de ordenarse sacerdote y habiéndose aprobado la Compañía de Jesús, partió en misión hacia la ciudad de Goa en la India en 1542 y de donde partió a nuevas misiones, entre ellas a Japón, luego de organizar las comunidades cristianas.

Ingresado en Japón, el cristianismo se expandió con rapidez gracias a la política de brazos abiertos de los señores feudales que consideraban que los misioneros no sólo traían con ellos una nueva religión, sino también nuevas oportunidades comerciales. Cuarenta años después habían en Japón 200.000 cristianos lo que significaba una importante proporción de la población de entonces.

Esta apertura terminó siendo una luna de miel, en tanto en 1587 repentinamente se prohibió la práctica del cristianismo en todo Japón por considerarlo una amenaza. Diez años más tarde 26 cristianos eran crucificados en Nagasaki. Los últimos misioneros fueron expulsados en 1617 en coincidencia con el comienzo del período de oclusión del Japón al resto del mundo. La prohibición del catolicismo devino más adelante más estricta llegando al punto máximo en el año 1637, en que una rebelión cristiana fue fuertemente reprimida.

Esta situación continuó hasta 1873 momento en que se depuso el feudalismo y se restauró el poder del emperador, proceso denominado Restauración Meiji, y que puso fin al período de ostracismo de Japón que duró dos siglos.

El impacto del cristianismo en la cultura de Japón no ha sido menor, sobre todo a partir del siglo XIX en que comienza el período de modernización y apertura hacia occidente incorporando estilos de vida, códigos morales y éticos cristianos.

También el cristianismo jugó y juega aún hoy un rol muy importante respecto a la educación, especialmente con las escuelas para mujeres y escuelas secundarias con más de 800 instituciones, a una de las cuales asistió la actual emperatriz Michiko, y superando ampliamente a aquellas escuelas no cristianas.

A su vez muchos intelectuales, pensadores, escritores y personalidades de la cultura advocan el cristianismo. También es importante la presencia del cristianismo en el campo de lo social con lazos con sectores socialistas y derivando en una corriente cristiana que forma parte del movimiento socialista japonés. Como dato anecdótico podemos mencionar que el ex Primer Ministro japonés Masayoshi Ohira era cristiano.

Hubo una presencia argentina en Japón que dejo una impronta imborrable y está vinculada al desarrollo del cristianismo. Es la de Ernestina Ramallo Gradín, religiosa de la orden de las Esclavas del Sagrado Corazón, que llegó a Japón en el año 1934. Fundó el primer colegio para niñas además de otros cuatro, dos jardines de infantes, la Universidad Seisen y un convento. A pesar de habérsele ofrecido un traslado a un lugar seguro durante la Segunda Guerra, optó por permanecer en su lugar durante la misma y luego en la reconstrucción.

Fuera de lo educativo, organizó la Federación de Religiosas del Japón que agrupaba cuando murió 80 institutos de mujeres. Vivió 34 años en Japón y falleció en el Hospital Católico de Tokio el 26 de enero de 1969. a su funeral en la Catedral de Tokio asistieron más de 3.000 personas.


Nota de opinión de Luis María Lafosse publicada por el diario El Tiempo de Azul, el día lunes 14 de noviembre de 2005

3 comentarios:

Roque Salas dijo...

Ernestina Ramallo, Titina era tia mia. Se fue a Japon un año despues que yo naciera. Siempre desde muy chico oia lo que hablaba mi madre con sus otras hermanas, ya que las noticias en esa epoca eran con cuentagotas. Las mismas se hiceron mas concretas durante la segunda guerra mundial, la embajada de Japon traia cartas de ella y alguna artesania de ese pais. La Sra. Perla Palacios Hardy, cuyo marido era embajador alli, escrbió un libro notable sobre ella y lo que padeció junto a las otras hermanas y tambien la maravilla que hizo en materia de educacion conversiones al cristianismo. El libr se llama Seisen. Roque Salas Ramallo

R dijo...

Soy sobrino de la Madre Ernestina Ramallo. He leido el libro Seisen de la Señora Perla de Palacios Hardy. Me interesaria conocer alguna otra publicacion.

R dijo...

Soy sobrino de la Madre Ernestina Ramallo, me interesaria leer mas sobre ella. He leido Seisen. Roque Salas Ramallo.
roquesalas@fibertel.com.ar