"Si seguimos haciendo lo que estamos haciendo, seguiremos consiguiendo lo que estamos consiguiendo".
Stephen Covey

8.1.06

¿El subte de Tokio basado en el de Buenos Aires?

Una historia que cuenta que el diseño de la red de subtes de Buenos Aires dio origen al plan de la red de subterráneos de Tokio

En cierta ocasión, un profesor universitario japonés me manifestó que la red de subterráneos de la ciudad de Tokio en Japón, estaba diseñada en base a la red de subterráneos de la ciudad de Buenos Aires. Cuando uno escucha una cosa así queda perplejo y más allá de que un profesor universitario japonés por lo general no miente ni inventa, nunca a pesar de algunos esfuerzos personales, pude confirmar la veracidad del dato. En realidad resulta un tanto inverosímil que el país de los ferrocarriles más seguros, puntuales, confortables y veloces del mundo, recurra a Argentina en este aspecto. Pero el hecho es que también me comentó que al momento de planificarse la red de Tokio, Argentina era el país más avanzado en la materia.
En la Asociación Amigos del Tranvía cuentan que Buenos Aires contaba con 857 km de vías de tranvía (una de las más grandes) operadas por doce empresas, y que no en vano se la llamo la “Ciudad de los tranvías” hasta los años cuarenta.
A partir de eso, he realizado algunas indagaciones que permiten deducir algunas cosas que creo interesantes como hipótesis.
El subte de Buenos Aires se inauguró el 15 de septiembre de 1921 por el presidente Roque Sáenz Peña. Fue la primera red de Latinoamérica y la decimotercera del mundo. Es la actual Línea A que va de Plaza de Mayo a Primera Junta y cuyos coches de madera aún corren.
Mientras tanto la Compañía de Subterráneos de Tokio inauguró en diciembre de 1927 la primera línea de 2,2 km. La construcción de líneas de subterráneo se aprobó en el año 1919 y en 1921 había cuatro compañías autorizadas para construirlas. En la actualidad tiene 13 líneas que suman 281 km y que transportan 2,6 billones de pasajeros por año. Esa red actual fue planificada en el año 1940.
Pensando que los subtes anteriores al de Buenos Aires tenían origen entre los años 1860 y 1900 (París, Nueva York, Londres), podría ser probable que la red de Buenos Aires fuera mucho más moderna que las anteriores como para tenerla en cuenta y realizar transferencia de tecnología.
Por otro lado el Japón es un país que siempre recurre a terceros países en asuntos en los cuales no son idóneos o no han alcanzado aún desarrollo local. Y en el rubro subterráneos, ese país no contaba con antecedentes en ese momento, mientras que Argentina sí.
Los tiempos coinciden y entusiasma avanzar en una investigación que nos confirme la veracidad.
En realidad la sola palabra de un profesor japonés bastaría para confirmar la veracidad de la historia. Pero debemos reconocer que para quienes confiamos en la metodología científica, se debería encontrar una demostración fehaciente del hecho. Más allá de la veracidad o no de esta historia, que quizás algún día podamos dilucidar, hay cuatro puntos sobre los que reflexionar entrados ya en el siglo XXI, y sobre los que no necesitamos ninguna confirmación:
1. Buenos Aires tuvo servicio de subte antes que ciudades como: Moscú, Hong Kong, México y Seúl.
2. Argentina tuvo servicio de subterráneos seis años antes que Japón y mientras hoy sólo en Buenos Aires se brinda ese servicio, en Japón nueve ciudades japonesas lo poseen sumando 476 km de tendido de líneas férreas.
3. En los años noventa, en pleno proceso de modernización de subterráneos de Buenos Aires, se adquirieron vagones de segunda mano a empresas de subte japonesas. Quienes usan este servicio habrán visto los vagones rojos de la Línea B, que aún conservan leyendas en idioma Japonés, aunque el aire acondicionado no se usa.
4. Y finalmente, en el momento en el que Japón habría recurrido a Argentina por asistencia, la red de subterráneos de Buenos Aires estaba en manos de empresas inglesas.


Nota de opinión de Luis María Lafosse publicada por el diario El Tiempo de Azul.

No hay comentarios.: